Judith Jarvis Thomson: UNA DEFENSA DEL ABORTO

La oposición conservadora al aborto descansa, en buena medida, sobre la premisa de que el feto es un ser humano, una persona, desde el momento de la concepción. Se argumenta a favor de esta premisa, pero, a mi entender no se argumenta bien. Sin embargo, me inclino a creer que probablemente tenemos que aceptar que el feto se convierte en un ser humano bastante antes del nacimiento. Es ciertamente una sorpresa enterarse de cuán temprano comienza a adquirir características humanas. Hacía la décima semana, por ejemplo, ya tiene cara, brazos, piernas y dedos; tiene órganos internos y se puede detectar actividad cerebral. Pero, por otro lado, pienso que la premisa es falsa, que el feto no es una persona desde el momento de la concepción. Un óvulo fecundado, un grupo de células recién implantado no parece ser una persona.

Propongo, pues, que concedamos que el feto es una persona desde el momento de la concepción. ¿Cómo prosigue el argumento a partir de ahí? Creo que más o menos de la siguiente manera: Toda persona tiene derecho a la vida. De modo que el feto tiene derecho a la vida. No hay duda de que la madre tiene derecho a decidir sobre lo que suceda a su cuerpo y en su cuerpo; cualquiera admitiría eso. Pero con seguridad el derecho de una persona a la vida es más fuerte y más exigente que el de la madre a decidir lo que suceda a su cuerpo y en su cuerpo. Por lo tanto, vale más. De modo que no se puede matar al feto; no se pueden practicar abortos.

Suena verosímil. Pero ahora permítame usted decirle que se imagine lo siguiente: Usted se despierta una mañana y se encuentra en la cama espalda con espalda con un futbolista inconsciente. Un famoso futbolista inconsciente. Se descubrió que tiene una enfermedad renal mortal, y la Sociedad de Amantes del Futbol ha consultado todos los registros médicos disponibles y ha descubierto que sólo usted tiene el grupo sanguíneo adecuado para ayudarlo. Por consiguiente usted ha sido secuestrado, y la noche anterior han conectado el sistema circulatorio del futbolista al suyo, de modo que los riñones de usted puedan ser usados para purificar la sangre del futbolista además de la suya propia. Y el director del hospital le dice ahora a usted: “Mire sentimos mucho que la Sociedad de Amantes del Futbol le haya hecho esto, nosotros nunca lo hubiéramos permitido de haberlo sabido. Pero, en fin, lo han hecho, y el futbolista está ahora conectado a usted. Desconectarlo a usted sería matarlo a él. Pero no se preocupe sólo es por nueve meses. Para entonces se habrá recuperado de su enfermedad y podrá ser desconectado de usted sin ningún peligro”.

¿Está usted moralmente obligado a acceder a esta situación? No hay duda de que sería muy amable de su parte si lo hiciera, demostraría una gran generosidad. Pero ¿tiene usted que acceder? ¿Está obligado moralmente a hacerlo? ¿Qué sucedería si el director del hospital le dijera: “Mala suerte, de acuerdo, pero ahora usted tiene que quedarse en la cama, conectado al futbolista, por nueve meses. Recuerde esto: toda persona tiene derecho a la vida y los futbolistas son personas. Por supuesto, usted tiene derecho a decidir lo que suceda a su cuerpo y en su cuerpo, pero el derecho de una persona a la vida prevalece sobre el derecho de usted a decidir sobre su cuerpo?” Creo que usted consideraría que si le obligarán a permanecer conectado al futbolista sería algo malo, lo cual es indicio de que hay algo realmente equivocado en el argumento que acabo de mencionar y que suena tan verosímil.

Del ejemplo anterior considero que si hay algo en el mundo que sea cierto es que si usted extiende la mano y se desconecta del futbolista para salvar su vida, usted no comete un asesinato, no hace nada prohibido. Ya que el hecho de que el futbolista necesite para seguir viviendo el uso continuo de los riñones de usted no implica que tenga derecho a disponer de sus riñones durante nueve meses. Desde luego no tiene derecho a exigir que usted le brinde el uso de sus riñones. Porque nadie tiene derecho a usar sus riñones a menos que usted le otorgue tal derecho; y nadie puede exigirle que le otorgue tal derecho. Si usted permite que use sus riñones por nueve meses, esto es una gran amabilidad de su parte, y no algo que él pueda reclamarle como si fuera un derecho. Y si ahora usted comienza a desconectarse no hay nadie en el mundo que deba tratar de impedírselo para asegurarse de que el futbolista reciba lo que tiene derecho a recibir.

Con el ejemplo anterior respondo a los conservadores que consideran que el derecho a la vida es sagrado, dentro del debate del aborto. Considero que tener derecho a la vida no garantiza que uno tenga derecho a usar el cuerpo de otra persona, aunque uno lo necesite para la vida misma. De modo que el derecho a la vida no sirve a los que se oponen al aborto tan sencilla y claramente como ellos han pensado que les sirve. A nadie se le puede exigir que sacrifique su salud, sus otros intereses y asuntos personales y todos sus deberes y compromisos durante nueve meses para mantener viva a otra persona.

(Esta es una versión resumida del texto de Judith Jarvis Thomson aparecido en Valdés, Margarita (compiladora), Controversias sobre el aborto, México, Fondo de Cultura Económica / Universidad Nacional Autónoma de México, 2001)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s